logístico

En el marco del ciclo de entrevistas a Líderes de Operaciones, conversamos con Raúl Garreta, presidente de la Asociación Argentina de Logística Empresaria (ARLOG), frente a la celebración de un nuevo Día del Logístico en un contexto atípico, en cual ésta actividad esencial da soporte diario a industrias y otras empresas.

Hace dos años, en una entrevista usted señalaba que había mucho por hacer en la desgastada infraestructura de la Argentina. ¿Cuáles son las principales dificultades a las que se debieron enfrentar los profesionales del área logística a partir de las complejidades que planteó la pandemia?

Todos los que trabajamos en logística hemos tenido un aprendizaje forzoso. Rápidamente tuvimos que adecuarnos a muchas situaciones nuevas producto del coronavirus, y poner foco en cosas que no eran habituales en nuestra actividad.

Pusimos por delante el cuidado de la gente como nunca antes se había asumido, trabajando con cuidados especiales, equipamiento sanitario y los protocolos (algo que nos ordena a todos, nos ayuda a redefinir procesos y dar un abordaje sistémico a cada tema).

Se observan también acuerdos entre clientes y proveedores. Al no poder entregar en la forma usual, es necesario acordar soluciones diferentes.

Más allá de los cuidados, la gente se contagia, lo que repercute no solo en una gran preocupación por la salud de los involucrados, sino también, si lo miramos operativamente, en ausentismos y necesidad de reemplazos. En definitiva, son situaciones que hacen que el esquema logístico planificado que normalmente funcionaba en situaciones normales, pase a convertirse en un modelo azaroso y no planificado. Las erogaciones que genera la pandemia, tienen fuerte impacto en el costo en las operaciones.

¿Cuáles son las claves para dar pelea desde las operaciones logísticas al coronavirus?

Estamos obligados a mejorar el nivel de servicio que cada vez es más exigente y para ello los métodos de trabajo. Tener la información online, nos permite mayor agilidad y eficiencia, no solo en relación al negocio del e-commerce sino también en las operaciones generales. Por lo tanto, el uso de la tecnología es cada vez más importante.

Existe un grave problema en cuanto a las restricciones al tránsito de camiones que complican al transporte de cargas y aportan mayores costos. Vemos en televisión retenes, barricadas en la ruta o algún tipo de barrera o talud que impiden el tránsito del transporte carretero. A título de ejemplo se pudo observar este problema claramente en algunas provincias. Esto genera más costos y una complejidad mayor para llegar a destino. A veces se obliga al chofer a esperar días para el resultado de un hisopado y/o enfrentar una suerte de cuarentena en el lugar. Las empresas transportistas se ven obligadas a contratar otro vehículo que continúe el trayecto con la mercadería.

Se observa una cierta anarquía, donde cada provincia hace lo que cree que le conviene. Puede darse dentro de cada una, que ciertos municipios piensen en otras medidas de control y establezcan diferentes reglas.

¿Qué desafíos le impone el e-commerce al sector logístico? ¿Qué impacto está teniendo la tecnología en la actividad?

El e-commerce sigue creciendo. En 2020 creció más del 300%. Esto tiene que ver con que algunos nos estamos amigando más con esa tecnología. El hecho de no poder salir o permanecer mucho tiempo en su casa, ayuda al crecimiento vigoroso de las compras por Internet.

El e-commerce en sí mismo, implica un mandato diferente: “hay que ser ágil, brindar un excelente servicio, facilitar devoluciones, comprometerse a entregar en un momento determinado y cumplir con todas las pautas de servicio”. La competencia es feroz. Los clientes “más que contentos”.

El e-commerce puede funcionar en una relación comercial entre empresas (B2B), pero también puede llegar a atender al consumidor final directamente (B2C), tal como ocurre normalmente en el delivery, saltando un eslabón de la cadena.

Si bien vemos en la calle camionetas chicas, autos, motos y bicicletas que hacen entregas de paquetes, aparecen alternativas de vehículos nuevos, diferentes, de bajo costo, que se están probando. La capacidad innovadora es muy importante en este momento.

Aparecen nuevas alternativas para abastecer a los clientes. Uno puede comprar en el supermercado o bien, hacer el pedido por Internet. En el el mundo se van reduciendo las compras presenciales en tiendas y supermercados donde se atiende a la gente bajo el esquema más tradicional. Pero empiezan a aparecer centros de acopio de cercanía que tienen una variedad de stock importante. Estos lugares se conocen como “tiendas oscuras” o “dark stores”. De esta manera ya no se vincula la compra online con la habitual tienda o supermercado, sino que se observa una disminución de clientes en los locales a partir de un esquema mucho más ágil y de mejor servicio.

¿Cuáles son los principales desafíos que identifica para el sector logístico en el corto y mediano plazo?

El desafío más importante que tenemos es, como decíamos antes, a aprender a gestionar en este esquema no planificado y complejo. No podemos esperar que volvamos a la misma normalidad previa a la pandemia, sino que seguramente habrá una nueva normalidad que se irá consolidando en los próximos meses según evolucione el problema sanitario. No podemos perder tiempo o quedaremos fuera de juego. Habrá que reconvertirse, y especialmente adoptar herramientas tecnológicas que nos permitan operar en entornos complejos.

Al ser la logística una actividad esencial, el destino nos enfrentó a un desafío enorme. Nuestro sector ha estado más que a la altura de lo que se esperaba.

Los profesionales de la logística tenemos que adaptarnos velozmente. Esto implica volver a capacitarnos para manejarnos apropiadamente en un entorno nuevo que llegó para quedarse y ponernos a prueba.

¿Cómo ve a la Argentina en relación al resto de los países de la región en cuanto a inversión en infraestructura y maquinaria logística?

La pandemia y el alto costo que ella implica, no nos deja avanzar con las mejoras y reformas  de infraestructura. Hoy el Gobierno está más abocado a la problemática de cuidar a la gente que en el costo que conlleva al gobierno en pensar en grandes proyectos de infraestructura.

En los últimos años se desarrollaron más kilómetros de autopistas, se repavimentaron y ampliaron rutas que estaban en malas condiciones, facilitando el transporte carretero.

Por otro lado, hubo un fuerte desarrollo del ferrocarril, creando una alternativa para el traslado en larga distancia de grandes cargas de azúcar, cemento, granos entre otras. El ferrocarril hoy tiene una gran oportunidad y es de esperar que los costos tenderán a ir bajando.

También hubo algunas opciones de pensamiento con posiciones diferentes en cuanto al puerto de Buenos Aires. Hoy mismo se están planteando algunas ideas pero todavía no tenemos nada en concreto y cualquier cosa que se haga al respecto. No parece el momento para hacer grandes modificaciones en el esquema de funcionamiento del puerto de Bs. As.

Otro de los puntos que han mejorado, son los servicios de carga aérea.  Hoy son mucho más controlables, predecibles y ordenados, y están funcionando bien, especialmente en Ezeiza.

También estamos a la espera de algunas acciones en relación a la hidrovía del río Paraná, ya que constituye una avenida interesantísima para mover cargas desde el Noreste y llegar al polo aceitero en los alrededores de Rosario, que es realmente importante, uno de los mayores del mundo. La importancia de mover granos o mercadería a través de la hidrovía implican obras que requieren de inversión (ej: dragado y mantenimiento de la hidrovía).

¿Cuáles son las capacitaciones que ofrecen en ARLOG?

Estamos ayudando a los profesionales y otros actores que intervienen en los procesos logísticos, a través de distintas actividades de capacitación de todo tipo y para todos los niveles de la organización.

Tenemos un amplio el abanico en cuanto a capacitación y los estamos adaptando a esta nueva realidad. ARLOG es líder en ese aspecto.

En muchos casos nos piden que brindemos las capacitaciones dentro de las mismas empresas. En ese formato, ponemos un foco especial, claro y orientado a la problemática de esa organización que nos está convocando.

Los puntos que más ayudan al desarrollo de la profesión son la capacitación, la feria Logisti-k, el Encuentro Nacional de Logística con más de 600 personas, y las actividades foros que realizamos en los que generamos un espacio para intercambiar ideas entre los socios, encontrar soluciones y obtener respuestas de nuestros expertos.

¿Qué habilidades y conocimientos son considerados claves para destacarse en el sector logístico en la actualidad?

Las capacidades en las cuales tendrá que poner foco el nuevo profesional de logística, son:

  • El liderazgo y el control de situaciones nuevas es fundamental. Hay que adaptarse a ello tomando decisiones rápidamente.
  • La mente debe focalizar todo el tiempo en soluciones y en la innovación constante.
  • Tenemos que saltar el cerco y no quedarnos dentro del corralito donde nos sentimos cómodos. El desarrollo de nuevas ideas va a llegar buscando nuevas alternativas.
  • Capacidad de adaptación y agilidad, teniendo en cuenta que no tenemos tiempo, sobre todo en los esquemas operativos como en el e-commerce.
  • Gestionar el seguimiento y control de las operaciones en forma on-line con la incorporación de la tecnología adecuada.
  • Habilidades de negociación. La gestión con sindicatos. Buscar acuerdos. Las relaciones intersectoriales internas y/o externas son clave para ser exitosos.
  • El nuevo profesional logístico es el responsable del servicio al cliente. Esto implica interactuar con ellos en los temas operativos.

 

(c) NUMAN