En el marco del Ciclo de Entrevistas a Mujeres Líderes, que venimos desarrollando mensualmente desde NUMAN, conversamos con Cecilia Muscia, quien se desempeña en PEPSICO como Gerente de Logística y Customer Service – Argentina.

Luego de desarrollarte profesionalmente dentro de áreas de Customer, y Planning, principalmente: ¿notaste un entorno menos equitativo (en cuanto a género) cuando asumiste responsabilidades dentro del área Logística?

Cuando comencé a trabajar en la industria consideraba que Logística era un sector 100% masculino. Tal vez pensaba así porque en una de mis primeras experiencias laborales, el equipo logístico era un grupo de hombres con su propia cultura dentro de una misma empresa. Sus oficinas estaban en “el fondo” (así le decíamos al depósito) y era un lugar al que solo ingresaba un determinado grupo de personas.

Con los años me fui acercando cada vez más al sector y mi percepción cambió completamente. De todas maneras, considero que el área de Logística, en comparación con otras, aún sigue teniendo un entorno menos equitativo en cuanto a género en todos los niveles; desde las posiciones más gerenciales hasta las más operativas.

¿Cuáles fueron los principales obstáculos, prejuicios, resistencias y desafíos que debiste superar para alcanzar tu posición actual por el solo hecho de ser mujer?

No podría decir que tuve obstáculos o resistencias tan claras que superar para llegar a este rol, pero hay que considerar que alcancé esta posición después de 13 años de trabajar en Supply.

Como mencioné anteriormente, Logística es considerada un área dura por preconceptos. Imagino frases tales como “no veo a una mujer levantando cajas o subiéndose a un camión para controlar cargas”. O podría estar el prejuicio de que sería más arriesgado ver a una mujer afrontando situaciones adversas o negociaciones fuera de un ambiente cuidado de oficina; cuando en realidad la fuerza pasa por otro lado y eso por suerte está cambiando en las empresas, porque el mundo está cambiando.

Las oportunidades están siendo más equitativas, las miradas sobre las capacidades están por encima del género y PepsiCo es un ejemplo de esto, con casos como el de Valeria Rodríguez, que es Gerente de Planta, o de Paula Santilli, que es Presidente de Latinoamérica.

Prejuicios debe haber… como en todos lados, pero estoy convencida de que con los hechos y resultados éstos se van quedando en el camino.

Creo que es importante, y lo tomo como un desafío personal, instar a otras mujeres a animarse también a aceptar roles distintos en sus carreras.

En base a tu experiencia en tres de las principales compañías globales de alimentos:  ¿creés que hay oportunidad de trabajar con mayores sinergias entre ellas, para lograr superar las diferencias de género que se plantean aún hoy en el ámbito laboral/corporativo?

Sí, por supuesto. Si bien se avanzó mucho, todavía tenemos un amplio camino por recorrer y creo que tanto las empresas, como nosotras mismas, podríamos generar espacios de mujeres compartiendo experiencias.

Una amiga mía que trabajó durante muchos años en un rubro masculino por excelencia, formó su propio círculo de mujeres junto a un grupo de colegas de distintas empresas para difundir ese tipo de trabajo; es un gran ejemplo a seguir.

¿Considerás que incrementar la cantidad de mujeres en posiciones vinculadas al área de operaciones puede mejorar la productividad y competitividad de una empresa? ¿Por qué?

Tener diversidad, no solo de género, tanto en operaciones como en cualquier área, siempre es una ventaja competitiva para la organización porque aporta diferentes miradas y perspectivas que permiten tomar acciones más creativas.

Si fuésemos todos iguales en una mesa de decisión seguramente llegaríamos siempre a acuerdos similares, y al mismo target de consumidor, sin capturar necesidades de todos nuestros potenciales consumidores, en cambio al tener voces diversas surgen nuevas, mejores y más competitivas soluciones.

Hay varios estudios también que confirman que las empresas que son más diversas tienen más retención de talento porque sus empleados están más motivados.

¿Qué políticas y buenas prácticas destacás de PepsiCo como empleador?

PepsiCo es una empresa en la que se promueve la diversidad en todo sentido, se aceptan distintas opiniones, se trabaja con un clima de gran calidez y cercanía y se dan grandes oportunidades.

En cuanto a lo profesional propiamente dicho, hay políticas de “experiencias críticas” o “switch up” donde podemos cambiar de rol por un tiempo y probarnos a nosotros mismos en otras áreas.

PepsiCo es  una empresa llena de desafíos, no te aburrís jamás, súper ágil y donde se logran resultados increíbles porque se trabaja 100% en equipo. Literalmente somos un solo equipo.

Por otro lado, tenemos como bandera nuestro “PepsiCo Way” que son los valores de la compañía y los adoptamos como propios y los ponemos en juego cada día.

Esto para mí es lo más importante porque hace a la calidad humana de las personas con las que trabajamos, que en definitiva es el capital más rico de una empresa.