En el marco del Ciclo de Entrevistas a Mujeres Líderes que venimos desarrollando mensualmente desde NUMAN, cerramos el año conversando con Gabriela Olaizola Techera y Patricia Revello Jodar, quienes se desempeñan como Gerente General y Gerente de Operaciones, respectivamente, en Panificadora Bimbo del Uruguay.

Ambas profesionales, con amplia trayectoria y una exitosa carrera desarrollada en el ámbito de las operaciones manufactureras y logísticas, nos comparten su visión y experiencia.

En el caso de Gabriela Olaizola se trata de la primera mujer que ocupa una Gerencia General en el Grupo Bimbo, en América Latina.

La entrevista fue realizada por Leandro di Nardo, director de NUMAN, y en los próximos días compartiremos sus contenidos en formato video.

¿Cuáles son los principales obstáculos de género a los que se enfrentan las mujeres cuando trabajan en este tipo de ambientes, tan industriales y marcados por la operación, y cómo se pueden superar?

Gabriela: Puedo hablar de mi experiencia en el sector industrial y logístico. Hay instancias donde se genera mucha competencia con la mujer. En mi caso particular, traté de tener una estrategia alternativa para salir de allí.

En el área industrial, en un momento de mi carrera, vi que existía mucha competencia o resistencia para que yo pudiera sobresalir, y decidí cambiarme al área logística, donde busqué otro camino, con otro tipo de dificultades, y donde si bien también era un ambiente demasiado masculino, era un camino por el que yo veía que podría destrabar algunas cosas.

Me parece que depende de la habilidad que tenga una persona para buscar cuál es su salida, para poder sobresalir o ser vista, o que se tomen en cuenta sus cualidades.

En el ámbito de operaciones todavía hay camino que recorrer, por lo que las mujeres corren el riesgo de quedar atrás.

A lo largo de mi trayectoria profesional usé diferentes estrategias y la que más éxito me dio fue tratar de buscar otro camino, porque en algunos momentos sentí que estaba intentando empujar una pared sin resultados.

Elegí un camino alternativo y distinto donde pudiera brillar buscando otras cosas. Tal vez resigné tiempo, al tener de pronto que dar un paso para atrás para luego poder dar cinco para adelante. Pero seguir luchando las mismas batallas o estar dentro de la misma competencia, es un camino por el cual finalmente terminás perdiendo más tiempo si querés llegar a algún lado.

Cuando uno tiene ganas de avanzar y es tenaz, en vez de bajar los brazos, puede optar por tomar caminos alternativos que en definitiva nos conduzcan a donde queremos llegar, probablemente dando alguna vuelta más.

Patricia: La clave es la actitud que cada una tiene frente a los desafíos. Cuando se quiere llegar a un objetivo se tiene que tener un plan, una estrategia y un plan alternativo.

En el caso específico de las mujeres, hay dificultades, pero si una tiene la actitud correcta las puede sortear perfectamente.

Yo nunca me sentí menos ni más que ningún hombre para llegar a las posiciones en las que estuve. Y me parece que eso es muy importante a la hora de plantarse en la carrera que uno quiere tener.

Obvio que va a haber dificultades y ambientes en los que hay comentarios o donde se tiende a disminuir a las mujeres, pero la clave es que una tenga la actitud correcta para sobrellevar esos momentos y mostrar que puede seguir adelante y que es igual al resto.

Creo que es un tema de roles para las mujeres, que tenemos muchos roles asignados en la sociedad: el de profesional, ejecutiva, madre, esposa, hija. Pasa por cada una poder balancear todos esos roles y darle la importancia que tiene el rol laboral para cada una de nosotras, que es muy importante, tanto como el resto.

En Bimbo Uruguay se creó un equipo balanceado. ¿Fue azaroso o es una estrategia de creer que los equipos diversos son más productivos y competitivos?

Gabriela: La Junta de Gerencia de Bimbo Uruguay, ya con el Gerente General anterior, que era hombre, tenía una mayoría femenina. Hay una apertura desde el Grupo Bimbo a nivel mundial a la diversidad, siempre buscamos a la mejor persona para el puesto, y esto permite abrir más espacios para las mujeres, con un rol cada vez más fundamental, donde puedan tomar decisiones de impacto, empoderándolas.

Creo que hacia eso va yendo el mundo empresarial. En el momento de ponerme en la posición en la que yo estoy hoy, el enfoque fue en mis habilidades y conocimientos, más que en mi género.

En mis épocas de Gerente de Operaciones o Logística siempre tendía a rodearme de equipos de supervisoras mujeres. No porque pensara que los hombres no son buenos, sino porque entendí que muchas de las profesionales con las que me fui encontrando tenían la capacidad de afrontar varios temas al mismo tiempo, de tomar decisiones muy asertivas, con mucho profesionalismo, de enfrentarse a cualquier ámbito.

Siempre me pareció una buena alternativa esta posibilidad. De hecho tenía un jefe que decía que yo armaba matriarcados. Siempre estuve más rodeada de un equipo de mujeres. Obviamente que cuando venía un hombre con la capacidad para estar en el puesto, también tenía su lugar. Pero me encontré en el camino con mujeres con mucha capacidad y potencial, y siempre me pareció que era correcto darles la oportunidad.

No es normal ver un Gerente General con carrera en operaciones…

Gabriela: Efectivamente, antes de mi nombramiento, tuve que demostrar que  podría desarrollar habilidades y conocimientos acordes al rol de gerencia general, ya que normalmente los Gerentes Generales vienen de roles comerciales y financieros.

Patricia, en relación a las prácticas puntuales con las que Bimbo colaboró para que puedas seguir creciendo y tomando más responsabilidades. ¿Cuál creés que te ayudó como una práctica vinculada con la diversidad?

Patricia: Creo que siempre estuvo el apoyo para el desarrollo de ese potencial que yo podía tener por parte de la empresa, tanto en capacitaciones, en cursos de formación, en el desarrollo de habilidades, pero también desde el empoderamiento por parte de mis jefes. En la última etapa particularmente por parte de Gabriela.

¿Cuáles son las habilidades blandas más importantes que debe desarrollar una mujer para destacarse en áreas de operaciones?

Gabriela: El liderazgo es fundamental y creo que una persona que es líder, debe ser comprometida, cercana y tener dialogo con la gente.

Cualquiera de nosotras tiene cercanía con los colaboradores que están en la línea, los conocemos, nos conocen, hablamos con ellos, nos saludamos, los reconocemos cuando corresponde.

Tener posiciones de relevancia implica tener la firmeza necesaria en el momento que se necesite, pero combinada con un toque femenino vinculado a la cercanía y a la contención ante situaciones que así lo requieran.

Entiendo que un estilo de  liderazgo que combine estos condimentos es una muy buena fórmula como habilidad blanda para poder tener éxito.

¿Podrían compartir un mensaje pensando en las mujeres jóvenes y universitarias que está transitando carreras técnicas y viendo a la industria con ganas de animarse pero con algunas dudas también?

Patricia: Es importante ser perseverantes y perseguir lo que una quiere, y trabajar duro para lograrlo. Cada vez más en las áreas de operaciones las mujeres estamos creciendo, estamos al frente y hay muchos ejemplos de que se puede. Se trata de proponérselo e ir para adelante. Es un tema de actitud y perseverancia.

Gabriela: Como dice Patricia, se trata de actitud. Creo que nosotras, así como otras mujeres que hoy están en posiciones similares tenemos la gran responsabilidad de abrirle camino a futuras generaciones de profesionales. Mi mensaje, sería que se atrevan a trascender y se desafíen a seguir los pasos de quienes venimos siendo pioneras en este camino. Tienen una gran ventaja, y es que el mundo empresarial está cambiando su perspectiva en cuanto al género y la responsabilidad, ya hay casos de éxito y en función de los mismos se están abriendo cada vez más puertas.