pandemia

(Por Leandro di Nardo, director de NUMAN) Comenzó un nuevo año y con él se renuevan y surgen desafíos para la industria. Luego de un 2020 difícil y complejo, que dejó muchas enseñanzas y experiencias, fortaleciendo equipos y consolidando competencias, surge la expectativa por lo que ocurrirá durante los próximos meses.

Como cada año, las perspectivas de arranque para cada sector industrial son diversas:

  • Estado de situación: el impacto que tuvo la pandemia fue muy duro para muchas empresas, y todavía no queda claro si el rebote que podría producirse este año será suficiente para poder comenzar a hablar de crecimiento real.
  • Contexto internacional: la Argentina cuenta con un contexto favorable, con tasas de interés bajas a nivel mundial y precios de commodities en alza. En este escenario, la agroindustria podría tener un buen año.
  • Condiciones locales: en el plano nacional, Abeceb ve alentada la comercialización de bienes durables, pero advierten que hay un crecimiento de la demanda y una producción que no acompaña en el mismo ritmo.
  • Mercado laboral: “El empleo es una preocupación central, porque el empleo privado ha caído y ha crecido el empleo informal y el empleo público. Estas son consecuencias de la crisis que tenemos que revertir”, advirtió Daniel Funes de Rioja, Presidente 26° Conferencia Industrial de la Unión Industrial Argentina (UIA).

“En 2021, la economía argentina continuará mostrando un desempeño dispar. Solo las actividades industriales asociadas al cuidado personal y a laboratorios y petro y agroquímicas junto al sector maderero, de la carne y de alimentos crecerán como lo hicieron durante la pandemia”, explican desde la consultora Abeceb.

Por su parte, Diego López, Socio de PwC Argentina, sostiene que abordar las consecuencias que dejará la pandemia será uno de los mayores desafíos que las empresas deberán conducir en esta nueva normalidad.

Otro de los retos que se tiene por delante fue mencionado por Luis Secco, director de Perspectiv@s Económicas, en un reporte de BCR News: “la volatilidad normativa y tributaria”, que actualmente está “entre los principales obstáculos para reconstruir la confianza y generar expectativas favorables para hundir capital en la Argentina”.

“No hay chances de volver a crecer sin un sector privado rentable y con reglas de juego estables y previsibles”, advirtió Secco.

Expectativas 2021

Un mapa sectorial elaborado por Abeceb y publicado en Infobae divide en cuatro categorías a los sectores productivos de Argentina:

1) Crecieron en pandemia y en 2021 continuarán con esta tendencia: cuidado personal (9,2% de crecimiento en relación a la pre pandemia), petroquímicos (7,9%), agroquímicos (7,2%), laboratorios (5,4%), madera (3,5%), alimentos y bebidas (1,3%) y carne bovina (0,5%).

2) Se recuperan del golpe que les propinó la pandemia y crecerán en términos netos durante 2021: minería (cayó 15% en 2020 y rebotaría 7,5% en 2021), el agro (-7,1% y repunte +5,3%, empujado por los precios internacionales), electrodomésticos (-11% y +4,3%) y papel (-3% y leve recuperación este año).

3) Cayeron a partir la crisis derivada de la pandemia y la cuarentena, y apenas crecerán en 2021: las industrias automotriz y manufacturera en general. El rebote podría darse en el caso que se aumenten las exportaciones a Brasil por un mayor nivel de actividad en dicho país, aunque si se restringe la importación de insumos puede afectar la recuperación de estos sectores.

“No hay dudas que el 2020 ha sido un año de extrema dificultad, nos puso a prueba e impuso nuevos desafíos que fueron más allá de los industriales”, destacó Daniel Herrero, presidente de Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA), destacando que el sector automotor es uno de los principales motores para la recuperación económica. En 2021 la previsión es que se vendan 100.000 autos más que el año pasado.

4) Actividades que absorbieron un duro impacto por la pandemia y que en 2021 no podrán recuperarse: construcción, petróleo, informática y comunicaciones, siderurgia, textil y calzado. Se sostiene que experimentarán un rebote, pero no alcanzará a compensar las pérdidas de 2020.

Por fuera de este mapeo sectorial y con la mirada puesta en un futuro que ya es presente, Sergio Kaufman, Presidente de Accenture Argentina y de la región de Sudamérica Hispana, señaló en la 26° Conferencia Industrial organizada por la UIA: “No hay manera en que la Argentina sea competitiva en lo industrial sino pone la tecnología adentro de sus fábricas, adentro de su industria, para producir más, a mejores costos, para más lugares en el mundo y cuidando a la gente”.

Indicadores industriales

De momento y en términos de cifras oficiales, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), informó en un reporte fechado en enero 2021, que la utilización de la capacidad instalada en la industria se ubicó en 63,3% durante el mes de noviembre de 2021, marcando un incremento respecto del mismo mes de 2019 (60,7%).

Los bloques sectoriales que presentan niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al nivel general son los productos minerales no metálicos (80,1%), industrias metálicas básicas (75,0%), papel y cartón (71,5%), refinación del petróleo (69,7%), sustancias y productos químicos (68,7%) y productos alimenticios y bebidas (65,3%).

Mientras que se ubican debajo del nivel general los bloques correspondientes a productos del tabaco (59,1%), productos de caucho y plástico (57,2%), edición e impresión (56,1%), metalmecánica excepto automotores (49,9%), productos textiles (49,1%) y la industria automotriz (46,9%).

En tanto, un análisis de Universidad Nacional de Moreno (UNM) elaborado por los economistas Alejandro Robba, Emiliano Colombo, Enrique Aschieri y Esteban Nicolau, expresa que la economía argentina venia golpeada por dos años recesivos, 2018 y 2019, pero la pandemia empeoró aún más la situación.

“No obstante, después de la fuerte contracción del primer semestre, del 12,4%, la economía argentina mejora mes a mes”, subrayó el informe.