(Por David Altonaga, consultor senior en NUMAN) En muchas ocasiones hemos referido a la problemática que plantea para el sector industrial la escasez de ingenieros. Una complicación que está presente en muchos países de América Latina y se incrementa aún más, si tomamos en cuenta las competencias puntuales que se requieren actualmente a los a los profesionales, además de sus títulos académicos habilitantes.

Hoy, cuando se piensa desde RRHH en una posición gerencial, la mayoría de los requisitos excluyentes apuntan al “saber hacer con otros” y a “cuán tecnológico y disruptivo puede resultar el perfil”.

Un ingeniero que pretenda una posición desafiante en una multinacional, debe saber que además de los conocimientos teóricos, estarán siendo evaluadas las siguientes habilidades:

  • su comunicación,
  • la capacidad de venta de proyectos internos,
  • sus conocimientos tecnológicos,
  • su tolerancia a la frustración,
  • su autocrítica,
  • su capacidad de aprendizaje,
  • su visión panóptica del negocio
  • su estrategia para motivarse y crecer en organigramas cada vez más horizontales.

Pero veamos puntualmente cuales son las competencias más valoradas en mandos medios y altos dentro del área de operaciones de las empresas industriales, a partir de un relevamiento que efectuamos desde NUMAN en Linkedin, sobre cuatro opciones posibles:

  • Liderazgo (33%)
  • Flexibilidad / Adaptabilidad (30%)
  • Comunicación efectiva (24%)
  • Proactividad / Agilidad (13%)

El desafío de liderar equipos de alto rendimiento en la actualidad requiere la consolidación de estas capacidades en todos los profesionales que trabajan o aspiran a desempeñarse en el ámbito industrial y particularmente en posiciones vinculadas al área de operaciones.

Sin embargo, para ejercer un liderazgo efectivo, flexible, adaptable, proactivo y ágil,  o pretender hacerlo en un futuro, es importante tener en cuenta algunas claves fundamentales:

  • Trabajar en equipo: contribuye a la dinámica grupal, y tiene un rol fundamental en el manejo de las interacciones internas de la organización.
  • Delegar: desarrollar la capacidad de utilizar los recursos a su cargo, dándoles el apoyo y seguimiento necesario en cada caso.
  • Capacidad de influenciar: habilidad de convencer a los demás sobre el propio punto de vista, con el fin de generar adhesiones a determinado plan de acción. Implica la intención de persuadir, convencer, e influir en los procesos de toma de decisiones de otros.
  • Creatividad e innovación: aptitud y competencia para desarrollar nuevos conocimientos o acercamientos a los temas de interés para la operación, cuestionando los approaches convencionales. Es la capacidad de estimular e incentivar ideas nuevas, aplicando diseños e implementaciones de vanguardia.

Las consultoras y head-hunters estamos buscando profesionales con estas características a pedido de nuestros clientes, de acuerdo a las necesidades que tiene el mercado para acompañar la transformación productiva de los nuevos tiempos, y pensar en ahorros o posibilidades de inversión más eficientes.