(Por Gabriela Rendón, Líder de Transición de Carrera & Outplacement en NUMAN) La realización del webinar ‘Mujeres +45 & reinserción laboral’ nos dejó sensaciones positivas y estimulantes. También la satisfacción de haber compartido una experiencia enriquecedora, que seguramente será de mucha utilidad para todas las profesionales que nos encontramos cercanas o hemos superado una franja etaria que plantea grandes retos y obstáculos, en el objetivo de mantenernos activas en el mercado laboral.

Photo by Amy Hirschi on Unsplash  

En un ambiente de intercambio y aprendizaje, acompañadas por profesionales relacionadas con la industria, analizamos cómo favorecer nuestra propia reinserción laboral, a partir de los obstáculos y complejidades que plantea un contexto en el que los sesgos vinculados a la edad tienen una incidencia negativa y determinante en el desarrollo de nuestros planes de carrera.

Cuando nos encontramos el mejor momento de nuestras vidas y nos sentimos en plenitud, con un nivel de madurez y energía ideal para emprender grandes proyectos, el mercado laboral comienza a expulsarnos, desoyendo la evidencia del impacto positivo que tienen los equipos integrados por personas de diversas generaciones, en términos de productividad y competitividad.

La sensación es como si a una velocista olímpica que se encuentra en el momento de mayor plenitud física y mental, le interpusieran en el carril que le corresponde de una pista de atletismo, sogas tensadas y líquidos resbaladizos para que tropiece y quede fuera de juego.

Pero eso no es todo, ya que la edad en la cual comienzan a pesar los sesgos etarios es diferente para mujeres y hombres. En una prueba más de desigualdad e inequidad de género, las profesionales femeninas comenzamos a vernos relegadas a los 45 años, al menos 5 años antes que los varones.

Es decir, las mujeres mayores de 45 años están doblemente excluidas del mercado laboral: por género y edad.

Para sumar complejidades, veamos algunos indicadores:

  • En 2030 habría más de 200 millones de personas mayores de 65 años que seguirán activos laboralmente.
  • En la Argentina actual solo 2 de cada 10 ofertas de empleo incluyen a personas mayores de 65 años.

Sin duda, es urgente comprometerse para resolver esta realidad.

Por ello, desde NUMAN le decimos NO a los sesgos de género y los sesgos etarios.

Y como contrapartida, le decimos SI:

  • A la equidad e igualdad de género.
  • A los equipos multi-generacionales.
  • A reconocer el valor agregado que puede aportar la experiencia.

Guiados por este objetivo desarrollamos el webinar ‘Mujeres +45 & reinserción laboral’, que contó con la participación de cuatro referentes del ámbito corporativo y el sector social:

  • María Georgina Barrán, Learning & Development Leadership Lead Latam de Accenture
  • Candela Arias, Secretaria General y Directora de RRHH de Carrefour.
  • Ana Caro Corbelle, Directora Ejecutiva de Diagonal Asociación Civil
  • Betiana Velaz, Cofundadora y Presidente de Fuerza Mujeres Argentina.

Además tuvimos la oportunidad de escuchar el valioso testimonio de Marcela Sahores (Accenture).

Como resultado de las intervenciones de cada una de las cinco profesionales que alimentaron la sesión con sus experiencias y recomendaciones, elaboramos las siguientes conclusiones, que seguramente les serán de mucha utilidad.

Al final de las mismas, les compartimos el video completo para que puedan revivir el webinar, o verlo por primera vez.

1) Ante todo, es crucial trabajar en la generación de una cultura basada en la diversidad y la inclusión, para lo que es excluyente el cambio de mindset.

Una cultura organizacional que valore la diversidad e inclusión velará por garantizar que el foco a la hora de seleccionar y evaluar talento, esté puesto únicamente en las competencias técnicas actitudinales, en la experiencia y en el valor que cada persona tiene para aportar a la organización o al rol, independientemente de cualquier condición asociada a variables como la edad, el género, la nacionalidad, la religión, preferencias políticas, etc.

2) Es fundamental visibilizar los sesgos imperantes en torno a las personas mayores de 45 años, dentro y fuera del ámbito corporativo, para poder trabajar sobre ellos.

3) Está comprobado que la diversidad etaria enriquece: no sólo porque está acreditado que las empresas con equipos diversos son más exitosas, poseen mejores climas laborales, y son más innovadoras; sino porque la diversidad también nos enriquece como personas y sociedad.

4) Para construir equipos diversos, se requiere no solamente una mirada libre de sesgos sino la suficiente empatía, flexibilidad y humildad para trabajar en sinergia con otros. De nada sirve formar equipos diversos sino fomentamos la integración y el aprender a tolerar e incluir lo diferente.

5) Del lado de las mujeres + 45, es fundamental que puedan continuar capacitándose y poniendo en valor la experiencia que han tenido, incluso aunque hayan estado varios años alejadas del ámbito corporativo.

Se recomienda apalancarse en organizaciones especializadas como Diagonal y Fuerza Mujeres Argentina, para actualizarse y prepararse a fin de poder afrontar de la mejor manera un proceso de selección.