Cuando se abre una oportunidad, el primer paso es animarse, creer que es posible y no autolimitarse

10 Mar, 21 | Artículos | 0 comments

En el marco del Ciclo de Entrevistas a Mujeres Líderes en Operaciones que impulsamos desde NUMAN, conversamos con Sofía Stellin, Supplier Quality Engineering Manager – ex FIAT CHRYSLER AUTOMOBILES.

Ingeniera Química egresada de la Universidad Nacional de Córdoba y con un Posgrado en Ingeniería de Calidad de la Universidad Tecnológica Nacional, Ana Sofía lleva casi nueve años trabajando para la firma automotriz que recientemente se fusionó con Groupe PSA, creando la empresa Stellantis.

Su objetivo es formar parte de un equipo de trabajo en el cual pueda colaborar con iniciativa, dinamismo y responsabilidad; aportando sus conocimientos, experiencias, habilidades y competencias personales, para alcanzar las metas establecidas por la empresa, y en búsqueda del desarrollo personal y profesional.

A nivel personal, ¿cuáles fueron las principales dificultades, prejuicios, resistencias y desafíos que debiste superar por el solo hecho de ser mujeres para alcanzar las distintas posiciones que ocupaste en una de las principales compañías del sector automotriz?

Mi historia dentro de Stellantis comenzó en 2012 cuando ingresé a la empresa como analista de calidad con 23 años. En el equipo en ese momento éramos sólo 2 mujeres. Sin embargo, nunca sentí algún tipo de prejuicio ni dificultad por mi condición de mujer.

Tuve la posibilidad de formar parte de equipos donde se me dio la oportunidad de participar como un igual siempre. En las distintas áreas donde me desarrollé, tuve muy buenos compañeros y líderes que me ayudaron a crecer, me acompañaron y confiaron en mí para que vaya asumiendo posiciones de mayor responsabilidad.

Lo que rescato que me ha servido para crecer es la responsabilidad, la perseverancia, el trabajo en equipo y confianza en los colaboradores, el ir más allá de los límites y seguir formándome profesionalmente (idiomas, especialización). Un factor clave también fue la rotación en diferentes áreas y direcciones de la empresa.

¿Consideras que incrementar la cantidad de mujeres en posiciones vinculadas al área de operaciones puede mejorar la productividad y competitividad de una empresa?

Actualmente, la sociedad está atravesando cambios rápidos y profundos en cuestiones de género y en Stellantis estamos acompañando esa realidad y reflejando los cambios de la sociedad al interior de la empresa.

Se ven cada vez más puestos de liderazgo ocupados por mujeres en distintas direcciones y tenemos una participación activa en las decisiones de la empresa. Fomentar la diversidad y la equidad ya es parte de la cultura organizaciones de Stellantis y contamos con varios programas e iniciativas para garantizarlo.

Desde mi punto de vista y experiencia, considero que aumentar la diversidad, no sólo de género, dentro de los equipos de trabajo y en posiciones de liderazgo puede traer muchos beneficios y es valiosísimo.

A mayor diversidad en los integrantes de los equipos tendremos mayor creatividad, competitividad y una visión más completa de los asuntos. Cómo líderes tenemos que buscar formar equipos diversos e inclusivos, con pluralidad de ideas, orígenes, orientaciones, géneros, etnias.

¿Cuáles son las características de una Supplier Quality Engineering Manager y que incidencia tiene la posición para las operaciones de su compañía?

La posición de SQE Manager que hoy estoy ocupando está dentro de las áreas técnicas de la Dirección de Purchasing.  Por eso, es fundamental tener conocimientos técnicos relacionados a los diferentes procesos productivos, tecnologías de producción, auditorias de calidad, desarrollo de productos, herramentales, dispositivos y equipos; entre otros.

El perfil de gerencia exige también tener conocimientos financieros y otras herramientas generales de gestión.

Como responsable de la calidad de proveedores nacionales dentro de Stellantis, es mi objetivo gestionar a los proveedores de nuestro parque para garantizar que desarrollen procesos capaces de atender los requisitos de producto de calidad, el “time to Market” y los volúmenes contratados durante la vida útil del producto.

Como área, tenemos que garantizar los resultados cualitativos de los componentes entregados por los proveedores para el proceso productivo de Stellantis. Por eso, nuestros clientes principales al interno son las direcciones de Manufacturing y Quality Center. Trabajamos en equipo con ellos con foco en el foco del cliente.

¿Qué habilidades blandas crees que son necesarias para destacarse en roles vinculados al área de Calidad?

Las habilidades blandas que son necesarias vinculadas al área de calidad que considero más importantes son: la negociación, el trabajo en equipo, la flexibilidad, la comunicación asertiva y el foco en el cliente.

Como SQEs, muchas veces somos el nexo entre los proveedores y la fábrica de Stellantis, por eso el integrarse con el equipo, ser sensibles a los requerimientos que surgen y el estar orientado al cliente nos permitirá promover un ambiente de colaboración para el logro de los objetivos.

Asimismo, ser asertivos al comunicarnos nos permitirá coordinar de buena manera a los integrantes del equipo y resolver los inconvenientes que surjan de la mejor forma.

Otra habilidad que considero fundamental es el ser ágil. Muchas veces surgen situaciones no programadas donde debemos responder con celeridad. La creatividad e innovación de ideas nos permitirá buscar soluciones rápidas y adecuadas para nuestros clientes.

¿Por dónde pasan los principales retos y desafíos al convertirse la empresa en Stellantis, producto de la fusión entre FCA Fiat Chrysler Automobiles y el Groupe PSA?

En enero de 2021, se marcó el inicio de Stellantis, una empresa que ya nace con marcas automotrices de importantísima relevancia, convirtiéndonos en el cuarto jugador del mercado automotor a nivel global.

Ahora somos parte de un equipo diverso de más de 400 mil empleados. Seguramente, los principales desafíos y retos pasarán por las sinergias para conseguir productos competitivos desde el punto de vista de calidad y costos.

La experiencia combinada de los equipos traerá buenos beneficios y la creación de valor garantizará la sostenibilidad y la capacidad para desarrollar soluciones atractivas.

Por otro lado, al estar pasando un proceso de cambios, serán necesarias adaptaciones y redefiniciones de procesos internos para adecuarnos a esta fusión.

Como prioridad, hoy estamos en una etapa de conocer a nuestros pares e integrar los equipos.

¿Qué recomendaciones les darías a las mujeres jóvenes que deseen desarrollarse dentro de la industria automotriz, en áreas denominadas técnicas?

Mi primera recomendación sería que tengan confianza y seguridad en ellas mismas. Cuando se abre una oportunidad, el primer paso es animarse, creer que es posible y no autolimitarse.

También es importante estar preparadas, tener la formación técnica requerida para la posición y seguir actualizándose con el tiempo.

 

Te puede interesar