Outplacement: un aliado para las empresas comprometidas con su marca empleadora y el “día después” de sus colaboradores

12 May, 22 | Artículos | 0 comments

(Por Gabriela Rendón, Líder de Transición de Carrera & Outplacement en NUMAN) Cada día son más las compañías que contratan el servicio de Outplacement para acompañar los procesos de salida de colaboradores que deben ser desvinculados.

Un programa de Outplacement persigue el principal objetivo de acompañar a la persona en su transición e impulsar su proceso de inserción o reconversión laboral.

Si bien se trata de un servicio que está presente en el mercado desde hace un tiempo, en los últimos cinco años ha comenzado a ganar un mayor lugar e interés en el mundo corporativo, de la mano del crecimiento de iniciativas empresariales ligadas a la responsabilidad social empresaria y la marca empleadora.

Contar con un servicio de outplacement marca muchas veces la diferencia en los procesos de reclutamiento, especialmente frente a candidatos calificados que valoran muy positivamente este tipo de políticas corporativas al momento de elegir una nueva opción laboral.

En la imagen corporativa que percibe la opinión pública y particularmente los y las profesionales, residirá buena parte del éxito para aspirar a contratar a los mejores profesionales.

A continuación, te compartimos los 7 principales motivos que hacen que cada vez sean más las empresas que incluyen este tipo de servicios dentro de sus prácticas de Recursos Humanos, a partir de los valiosos beneficios que traen aparejados tanto para la empresa que los implementa como para las personas que lo recibe:

1. Contribuye a mejorar el nivel de empleabilidad: acortando tiempos de reinserción.

2. Aporta herramientas y entrenamiento de competencias claves para el desarrollo profesional, permitiendo adquirir aquellas habilidades más valoradas por el mercado laboral.

3. Brinda apoyo y contención para la elaboración del impacto emocional que genera toda desvinculación, aportando recursos para atravesar la situación, evitando que las personas pierdan la confianza en sí mismas y buscando caminos de empoderamiento.

4. Afianza tu marca empleadora: los ex colaboradores también son embajadores de la marca en el mercado y la forma en que la compañía los trata, ejemplifica los valores y cultura de la compañía, ambos aspectos de alto impacto a la hora de reclutar talentos. El vínculo laboral se termina, pero los vínculos personales permanecen.

5. Realza los valores de la empresa: es un signo de agradecimiento y respeto por el tiempo en que la persona colaboró con la organización, a la vez que demuestra interés y compromiso por su bienestar y posterior reinserción laboral.

6. Preserva el clima laboral y productividad: minimizando y contrarrestando repercusiones negativas que pudiesen surgir en momentos de reducciones de estructura. Además, impacta positivamente en quienes siguen trabajando en la compañía, por el trato ofrecido a los desvinculados. También refuerza la confianza y disminuye el impacto negativo en la productividad.

7. Facilita una disminución de la conflictividad: reduciendo la posibilidad de demandas laborales.

Si bien siempre es beneficioso contar con un servicio de outplacement, independientemente del tamaño de la compañía y del perfil o cargo, en los siguientes casos cobra mayor importancia, valorándose aún más sus ventajas:

  • Al momento de desvincular perfiles ejecutivos, ya que los tiempos de reinserción suelen ser más largos y este tipo de programas contribuyen a acortarlos, aumentando así el valor percibido del paquete de salida ofrecido.
  • Ante contextos de crisis y bajo porcentaje de oportunidades laborales.
  • Cuando la persona afectada tiene más de 45 años, ya que a partir de esa edad se produce una disminución de las oportunidades disponibles a partir de sesgos etarios, que aún deben trabajarse para mejorar los niveles de inclusión laboral, aprovechando el enorme valor que tienen para aportar los perfiles senior.
  • Al momento de desvincular profesionales de larga trayectoria en la compañía, que casi no han tenido rotación y que no cuentan con experiencia en transiciones laborales.
  • Para acompañar el proceso de aquellos profesionales que están próximos a jubilarse.

En esencia, un programa de Outplacement, se centra en que la persona pueda reconectar con los propios talentos, pasiones y valores, e identificar las creencias, mecanismos o debilidades que puedan estar:

  • bloqueando el despliegue de su potencial singular,
  • perjudicando el desarrollo de su carrera o su nivel de empleabilidad

A partir de allí, se busca fortalecer las competencias que necesite desarrollar.

Es fundamental que las empresas elijan el programa más acorde a cada posible caso de salida en función de la edad de cada colaborador, su nivel de seniority, especialidad y trayectoria en la compañía, entre otros factores, a fin de que pueda maximizarse el impacto positivo que conlleva este tipo de servicios sobre la empleabilidad y el bienestar de cada persona.

Te puede interesar